Una realidad más

Quiero compartir con vosotros un texto que hice hace tiempo, y que es el comienzo de mi trabajo. Es un texto sencillo pero que revela una situación actual y cotidiana que todos habremos vivido, pero también es algo impactante porque aunque es un hecho la presencia de la tecnología, cuando observas y piensas sobre ello todo cobra mayor sentido y mayor importancia.

RELATO

El metro es un lugar donde se mezclan tantas historias diferentes como pasajeros.

La historia que me interesa contar es común y frecuente en nuestra sociedad actual. Hace años el metro era una excusa para encontrar un rato y leer ese libro, en papel, que tanto nos gusta. Actualmente por supuesto que se siguen leyendo libros, pero es más cómodo leerlos desde un e-book que pesa menos y es relativamente fácil de manejar.

En el metro encuentras todo tipo de aparatos tecnológicos, desde el mp3 hasta el portátil de última generación. Es un lugar donde es habitual el uso de tecnología. Puede observar durante los trayectos como los más jóvenes manejan el móvil, la tablet, el portátil… y la rapidez con la que tamborean las teclas y la con la que se manejan en el mundo online. Es impactante ver a niños que aun van en el carrito manejar el teléfono de sus progenitores con la mayor naturalidad y desparpajo; manejan YouTube mejor que yo, y saben dónde y cómo buscar a Pepa Pig y a Pocoyó para que el trayecto sea entretenido mientras sus padres miran por la ventana. Y es que los niños ya no nacen con un pan debajo del brazo, deberían cambar ese dicho, porque lo que hay debajo del brazo es la tecnología.

También puedes observar situaciones, que a mi modo de entender, con un tanto ridículas, como la de jóvenes sentados uno enfrente del otro, o al lado, hablando entre sí mediante WhatsApp, y te das cuenta de ello porque en vez de poner un “jaja” desde la APP, se miran y se ríen. También puedes encontrarte jóvenes, incluso adultos, compartiendo historias de vida desde Facebook, Twitter… y es que hoy en día no sabemos de nuestra familia o amigos porque nos llamamos o reunimos, sino porque miramos su muro o perfil. Puedes ver personas que se ríen mientras miran la pantalla de su Smartphone y leen el ultimo comentario de un amigo en alguna Red Social.

Mientras escribo estas líneas, estoy en el metro, observando a mí alrededor. Las personas que comparten asiento conmigo, cada una de ellas, tiene un aparato tecnológico entre las manos: dos móviles y un ebook. A mi derecha, en el asiento contiguo hay dos personas con móviles y una de ellas también lleva un reproductor de música. También hay una mujer que está aprovechando el tiempo para corregir exámenes. Yo tampoco me libro, con boli y papel, pero con el móvil cerca por si la siguiente canción que suene en el modo aleatorio de Spotify no me gusta. “La sociedad moderna del S.XXI […] tiene como principal señal de identidad los medios de comunicación” (Martín y Latorre, 2006)

Martín, V. & Latorre, M.J. (2006) Los medios de comunicación familiar, ¿un matrimonio de conveniencia?. Disponible en internet: http://edutec.rediris.es/Revelec2/revelec21/vmarin.htm consultado el 27/04/2015

P.D: reservados derechos de autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s